24 septiembre 2014

Comunicado Sobre el Cierre del Cerrito

A propósito del cierre del acceso al Cerro Jardín Alto por calle Los Nogales, quisiéramos hacer las siguientes aclaraciones, explicando el estado en que se encontraba el terreno, el trabajo que hemos estado realizando junto a la comunidad, y el futuro del Parque Comunitario en el Cerrito.

La Decadencia del Cerro Jardín Alto
El Cerro Jardín Alto, es uno de los 26 Cerros Isla de la ciudad de Santiago, corresponde a uno de los más pequeños y está ubicado en la comuna de La Florida. Este cerro ha sufrido por la creciente urbanización en su terreno, que desde 1970 ha ocupado más de 62 mil metros cuadrados de un total de 34,6 hectáreas. Lo que alguna vez fue una gran plantación de Eucaliptus que servía de pulmón verde para la comuna y lugar de esparcimiento para los floridanos, fue sistemáticamente talado para la construcción de viviendas de todo tipo. Las 3,96 hectáreas restantes fueron abandonadas, y por más de 20 años, convertidas en un basural donde tanto privados como personal municipal fueron botando escombros y basura, usando el cerro y la vereda de la calle Los Nogales como centro de acopio y vertedero ilegal, trayendo muchos problemas de insalubridad para los vecinos y vecinas del sector. Su estado de abandono ha permitido además que mucha gente haga uso indebido del espacio, convirtiéndose en foco de drogadicción y delincuencia1. Por si fuera poco, la escasa vida natural que quedaba en el cerrito fue sistemáticamente quemada con incendios forestales intencionales que verano tras verano han puesto en peligro la vida y los hogares de los habitantes del sector. Así, el Cerrito que la comunidad antes conocía como “El Bosque”, se olvidó y se convirtió en un espacio inseguro por la negligencia de los propietarios y las autoridades que permitieron su abandono.

La Recuperación Comunitaria
Hace aproximadamente dos meses, comenzamos la Recuperación del Cerro Jardín Alto. Junto a los vecinos y vecinas del sector, más gente interesada de toda la comuna, iniciamos una serie de acciones en jornadas periódicas que incluían la limpieza de la calle Los Nogales y del cerro mismo y la rearborización de este. A la fecha, luego de haber realizado cinco exitosas y muy concurridas jornadas de acción y participación comunitaria2, el cerro se fue convirtiendo rápidamente en un Parque Comunitario. Logramos tod@s junt@s, resignificar este espacio. Abrimos un nuevo acceso al Cerrito por calle Los Nogales, el cual decoramos y señalizamos debidamente. Esto incluyó la creación de una rampa para minusválidos y el adoquinado de un sector de la vereda que estaba roto, evitando inundaciones y barro. Embellecimos el exterior con muchas flores, como Caléndulas, Dimerfotecas y Maravillas, quitándole espacio a aquellos que siguen tirando basura y escombros –entendiendo que los malos hábitos no se pueden erradicar de un día para otro-. Se construyó un Espiral de Hierbas Medicinales, 2 Huertos Comunitarios, una Compostera, un Bebedero para Aves, se está realizando una “Ramada” y bancas para tener un lugar de descanso y sombra, un baño seco, además se plantaron dentro del cerrito muchos Árboles Nativos y Frutales, entre los cuales hay: 15 Bellotos del Norte, 1 Quillay, 1 Lenga, 5 Maquis, 1 Almendro, 7 Ciruelos, 2 Granados. Además de más de 15 Ligustros, 6 Malvas, 12 Aloes, Lirios, Lavandas, Romeros, Alcayota, Maracuyá, Zapallos, Clavelinas, Cardenales, Borrajas, Rayitos de Sol y un gran etc. Esto sin mencionar las más de 200 Bombas de Semillas que se repartieron por todo el sector norte del Cerrito con semillas de Árboles Nativos. Cabe mencionar que la totalidad de las construcciones han sido realizadas con materiales de desecho sacadas del mismo cerro, y que la totalidad de las plantas y árboles plantados fueron donados por vecin@s y amig@s, demostrando una total autonomía y autogestión en la realización de este proyecto que además inspira la reutilización de los desechos y el reciclaje.

Pero más importante aún que la rearborización y la nueva cara que tiene el cerrito, es el cambio social que ha significado la recuperación de este espacio. La misma gente que antes tenía miedo de ir al Cerrito, ahora pasea en familia por el nuevo Parque, los niños van a jugar entre las plantas, elevan volantines, las señoras del sector se preocupan de regar las flores, las familias van a pasear y ver el atardecer en el Cerrito, algunos van a pasear sus perros. Aún más, la totalidad de la gente, vecinos o no, que pasan por afuera del cerrito durante las jornadas de trabajo, brinda su completo apoyo. Hay un 100% de adhesión entre los vecinos y vecinas, las juntas de vecinos y las organizaciones sociales del sector. Hemos estado recolectando firmas presencial y virtualmente donde a la fecha tenemos más de 300 (y subiendo). En sólo 2 meses logramos transformar este lugar de basural a un parque donde la familia puede pasear segura y disfrutar de la naturaleza y la educación ambiental. Y lo más importante, es que esto lo hicimos to@s junt@s en comunidad.

El Cierre del Cerrito
Cuando comenzamos con la recuperación comunitaria de este espacio, toda la información era confusa respecto al estado legal del Cerrito. Sin embargo, nos vimos convencidos por distintas fuentes, que el Cerro Jardín Alto pertenecía a Bienes Nacionales, es decir, de todos los chilenos y chilenas y por lo tanto nos sentimos con la libertad de actuar sobre el territorio, pues entendimos en todo momento que esto era una necesidad que tenía la comunidad, que el Cerrito, sea de quien sea en el papel, es propiedad de la tierra y debe respetarse y cuidarse. Dada la tranquilidad respecto a ese tema, continuamos con la recuperación de un espacio que pedía a gritos ser rescatado.
Sin embargo hace algunas semanas comenzaron los rumores sobre la propiedad del terreno y nos dimos cuenta que el sector norte del Cerro Jardín Alto –antes gravado como área verde y propiedad de Bienes Nacionales- era ahora privado. Exactamente el sector donde estábamos realizando la primera etapa de la recuperación. 

Sin consulta a la comunidad que hace uso efectivo del espacio, la que ama y cuida el cerrito, los propietarios mandaron a cerrar el día miércoles 24 de Septiembre de 2014 el acceso que habíamos abierto para la comunidad, poniendo un punto de inflexión en esta bella historia de acción comunitaria.

El Futuro del Cerrito
Entendiendo en el fondo de nuestros corazones –y sabiendo el apoyo comunitario que también lo considera así- que la tierra es de quien la trabaja, la cuida y la defiende, consideramos que el cierre del acceso norte no es más que un traspié en el gran proyecto de Parque Comunitario que existe para la totalidad del Cerro Jardín Alto no urbanizado. La idea de transformar los Cerros Isla en Áreas Verdes para la población de Santiago es algo que incluso desde el Gobierno ha sido un plan de acción en materia medioambiental, por lo tanto nuestras intenciones no están muy ajenas a lo que queremos tod@s, aunque lo hagamos de maneras distintas. Por lo tanto consideramos que el cierre unilateral de un predio abandonado por más de 20 años es una agresión injusta a una noble causa.

Sin embargo, queremos ser enfáticos en que buscaremos la vía más diplomática posible para llevar a cabo nuestros objetivos, que son los objetivos de toda la comunidad. Así buscaremos hablar con los propietarios, autoridades, o con quien sea necesario para continuar la acción sin problemas, pero de todas maneras el proyecto de “Parque Comunitario el Cerrito” se realizará y este traspié no nos detendrá.

AYÚDANOS A DIFUNDIR LA CAUSA Y DANOS TU APOYO FIRMANDO LA PETICIÓN VIRTUAL

Y PARTICIPA DE LA PRÓXIMA JORNADA DE RECUPERACIÓN DEL CERRITO EL PRÓXIMO 11 DE COTUBRE

EL CERRITO VÁ Y NADIE NOS PARARÁ!


Germina La Florida
24 de Septiembre de 2014

1 Por ejemplo, los vecinos y vecinas debieron subir las rejas de sus casas que colindan con El Cerrito para evitar que se vuelvan a meter a robar, y caminar de noche por el cerro significaba asalto seguro.
2 Más de 200 personas han circulado en total durante las jornadas.