28 octubre 2015

Plaza Larraguibel en Peligro

Nuevamente las áreas verdes de La Florida están en peligro, esta vez se trata de la Plaza Alberto Larraguibel, un amplio  y hermoso parque ubicado en Vespucio con Departamental. La razón es un mal diseñado proyecto del SERVIU, que contempla el lugar de la plaza para construcción de viviendas sociales, y todo esto amparado por el Municipio de La Florida. Las consecuencias de perder la plaza no solo será afectar el ecosistema urbano, sino también disminuir la calidad de vida de las personas. L@s vecin@s de la Villa Larraguibel han alzado la voz y su intención es clara: “No estamos en contra de las viviendas sociales, todo lo contrario, queremos conservar nuestra plaza para el bienestar de los actuales y futuros habitantes de la villa”.


Una fría mañana de invierno de 1988, don Jorge se dirige al peladero que tiene al frente de su casa, la cual adquirió hace muy poco tras años de espera. Con un chuzo en la derecha y una pala en la izquierda se dispone a hacer un hoyo en la tierra. Al cabo de unos minutos ya está plantado el primer árbol de la futura Plaza Alberto Larraguibel. Va pasando el tiempo y la iniciativa de don Jorge ha sido el ejemplo para más vecin@s de la villa, en pocos años los árboles se multiplicaron y comenzaron a crecer, pusieron pasto y bancas. Por culpa del “progreso” y la construcción de la Autopista Vespucio Sur, se perdieron otras áreas verdes aledañas y el Monumento a Alberto Larraguibel fue trasladado a la nueva plaza, la “plaza del salto”.
El nombre proviene del famoso equitador chileno que en 1949 rompió el record de salto alto en su caballo “Huaso” (imbatido hasta ahora) y quien donó los terrenos para la construcción de la villa. La plaza es ahora uno de los parques más frondosos y bellos de la comuna, con más de 240 árboles incluyendo muchos Árboles Nativos, y en la cual niños, niñas y familias disfrutan de su sombra y tranquilidad.

Sin embargo esta plaza, que fue construida de forma comunitaria por los pobladores de la villa, está ahora fuertemente amenazada. Desde el día 22 de octubre comenzaron las obras, se trazaron las líneas de lo que pretenden ser calles y departamentos, y además se marcaron los árboles que serán talados.

La Amenaza
Se trata de un proyecto de viviendas sociales del SERVIU a cargo de la Inmobiliaria Concreta S.A. de Guillermo Larraín Vial, pero esa no es toda la historia. Los terrenos estaban destinados a Áreas Verdes y esparcimiento según el Plan Regulador de La Florida, sin embargo esto cambió cuando en el año 2013 el Alcalde Rodolfo Carter aprobó en concejo municipal, la cesión de los terrenos al MINVU, incluyendo la plaza, para que ahí  se pudiera construir viviendas sociales. Pero la historia comienza mucho antes ya que los destinatarios de este nuevo conjunto habitacional, el Comité de Allegados de Don Bosco, fueron divididos el año 2013 pues una parte del terreno original que sería destinado a sus viviendas en el sector de Las Tinajas, fue regalado, en misteriosas circunstancias, a las empresas inmobiliarias para continuar construyendo el condominio ABC1 de Jardines de la Viña.

Por su parte el municipio respondió al cuestionamiento de la gente tratándolos de ignorantes y desinformados, y asegurando que la destrucción de la plaza no los afectará pues construirán nuevas áreas verdes, la cual según los planos, será solo una franja de Liquidambar y Platano Oriental. Demostrando no querer hacer nada para solucionar el problema y pasando la pelota al Serviu, quienes a su vez dicen que es la Dirección de Obras Municipal quienes deben solucionar el conflicto.

Sin entrar mucho en los detalles políticos, se puede entender que evidentemente corresponde a una pésima planificación que no está tomando en cuenta a l@s habitantes de la comuna de La Florida ni mucho menos los problemas socioambientales que la destrucción de la plaza puede traer.

L@s vecin@s en la lucha

L@s vecin@s de la Villa Larraguibel no tardaron en dar la alerta y en ponerse en pie de guerra contra las autoridades que no les entregan solución a un problema que las mismas instituciones crearon.

Una concurrida velatón, un picnic familiar, cortes de calles, cientos de carteles, lienzos, letreros y rayados, dibujos y mensajes de l@s niñ@s. Todo lo que esté al alcance para demostrar que la plaza es suya y la van a defender.

Sin embargo algo debe quedar claro, la comunidad está muy unida en la defensa de la plaza, lo que no significa que estén en contra de las viviendas sociales. Al contrario, ell@s están muy a favor de que se le dé al fin solución habitacional a los pobladores allegados, demostrando consciencia de clase. Tomando en cuenta que existen grandes extensiones de sitios eriazos en la villa donde se pueden construir los departamentos, incluyendo el gran peladero que el municipio dejó tras el “Parque” Frei Montalva. Lo que piden es que se modifique el proyecto para no afectar a la plaza: “La plaza es nuestra y la vamos a defender, no estamos en contra de los allegados, todo lo contrario, queremos conservar la plaza para beneficio de los actuales habitantes de la villa y también para los que vengan a vivir después” dijo uno de los voceros.

Consecuencias Socioambientales
La destrucción de la plaza traería una evidente crisis ambiental en pequeña escala. Con más de 200 árboles de más de 15 años y una superficie de casi 10.000m2, la Plaza Larraguibel ya es un área verde consolidada que se podría considerar un gran Pulmón Verde no solo para la comuna de La Florida, sino también para las colindantes comunas de Peñalolen y Macul, siendo un Parque Intercomunal de gran importancia. Cómo pulmón verde, los árboles y plantas de la plaza limpian el contaminado aire y absorben el material particulado, considerando que está ubicado en la intersección de dos grandes arterias de la capital, el parque está actuando como filtro de aire para las poblaciones locales, proporcionando aire fresco y limpio. Y hablando de aire fresco, estas grandes extensiones vegetadas ayudan a contrarrestar las islas de calor urbano, comportándose como un regulador de temperatura que refresca el aire del verano gracias a la captación de humedad y a la proporción de sombra de cada árbol, esto además de actuar como filtro que disminuye la contaminación acústica de la autopista, en las villas aledañas.

La plaza además es hábitat de muchas aves urbanas, y al estar cercano a un curso importante de agua como es el Zanjón de la Aguada, podría contribuir a conectar futuros corredores biológicos que pudieran atraer más especies nativas que actualmente no se avistan en la ciudad.

La tala de los árboles y la destrucción de la plaza traería consigo un aumento en la temperatura de la comuna, un aumento en los niveles de CO2 y MaterialParticulado que contamina el aire, lo cual significaría muchas enfermedades y molestias para los habitantes de La Florida, además de la pérdida irreparable de muchas poblaciones de fauna nativa.

Sin embargo los efectos ambientales no son lo único que puede afectar. Hay que considerar que la Villa corresponde a departamentos y casas de fachada continua con muy poco o inexistente patio, por lo que la plaza es fundamental. La Plaza fue construida por las manos de los propios habitantes del sector y es la puerta de entrada a lo que han sido sus hogares por casi 30 años. Esto significa que existe un gran arraigo territorial por parte de los pobladores de la Villa Larraguibel, pues es mucho más significativo cuando un territorio se construye en comunidad que cuando se entregan las soluciones inconsultas desde las autoridades locales o el estado. Por lo tanto, la destrucción de la plaza significará un problema sicológico brutal para los habitantes que se verán desterritorializados al perder parte esencial de sus hogares.

Al mismo tiempo, afectará la calidad de vida de los habitantes, haciendo énfasis principalmente en los niños, niñas y adolescentes que necesitan estos espacios libres para desenvolverse y aprender a relacionarse con el otro y con la naturaleza de la cual somos parte, además de desarrollar sus potencialidades y conductas pro-sociales. Es por esto que los vecinos organizados prepararán un estudio sobre los efectos sicológicos que puede traer la perdida de este espacio, tanto en l@s niñ@s como en los adolescentes y adultos habitantes de la villa.

Un llamado a la defensa de las áreas verdes

Por todo esto y mucho más, nuestro llamado es siempre a informarse y participar, hacerse parte de la lucha pues no es solo la plaza de una villa, es la calidad de vida de toda la comuna la que está en juego, es el ecosistema en el que nos desenvolvemos el que se ve amenazado y es el territorio que nosotros construimos el que quieren destruir. Tod@s debemos ser parte de esta lucha y de muchas otras para defender nuestros espacios y así evitar contaminarnos con las consecuencias del “progreso” y el “desarrollo”.

La Plaza Se Defiende!