26 noviembre 2015

¿Qué está pasando en el Parque Alberto Larraguibel?

Hace más de un mes comenzó la lucha de l@s poblador@s de la Villa Alberto Larraguibel para defender el parque que crearon con sus propias manos, esto pues pretende ser destruido por un mal diseñado proyecto de viviendas sociales. L@s vecin@s no están en contra de las viviendas sociales, pero sí piden el rediseño del proyecto para que no afecte su parque. Desde la otra vereda las autoridades no han actuado de la mejor manera en un problema que ell@s crearon y que ell@s deben solucionar. Conoceremos todos los pormenores en este extenso reportaje.

La Villa Alberto Larraguibel, fue emplazada a finales de los 80 en el sector de Américo Vespucio con Departamental. Corresponde a 1508 familias que viven en departamentos y casas pareadas con escasos metros de jardín y muy pocas áreas verdes. La casi única y gran área verde que tienen fue hecha por ell@s mismos hace ya más de 20 años. Ahora este parque se ve amenazado por un proyecto inmobiliario de viviendas sociales a cargo del SERVIU en el cual vivirán 460 familias de los comités de allegados de La Florida. Sin embargo, este no es el comienzo de la historia.

¿Mala planificación urbana o un claro negocio entre la Municipalidad de La Florida, el Serviu y las empresas inmobiliarias?

CRONOLOGÍA
Para comprender este conflicto, realicemos un repaso cronológico de los hechos que han llevado a la precaria situación que existe en la actualidad:

En 1988 se inaugura la Villa Alberto Larraguibel ubicada en el loteo que comprendía los terrenos entre Avenida La Florida, Departamental, Américo Vespucio y Avenida el Parque. Ese mismo año los pobladores comienzan a plantar árboles lo que a mediados del 2000 ya sería un consolidado Parque Alberto Larraguibel.

Una vez construida la Villa, el SERVIU entrega el resto de los terrenos al Municipio de La Florida y estos quedan destinados a Áreas Verdes y Equipamiento, como estaba estipulado en el Plan Regulador Comunal (PRC) del año 2001. Con el tiempo se construye en el lado oriente la Plaza de Abastos, un lugar destinado a las ferias libres que prometía puestos de trabajo permanentes para los feriantes de la comuna.


Durante el año 2004 se comienza a construir la Autopista Vespucio Sur, que divide las Villas Larraguibel y Áreas Verdes. Se eliminan los parques del bandejón de Vespucio y el Monumento del Salto se traslada a la Plaza Larraguibel.

Más adelante en 2006 se construye el Consultorio y el Colegio en el sector sur-oriente.

Por otra parte, en 2008 el gobierno da solución habitacional a la Unión Comunal de Allegados de La Florida y al Comité de Allegados de Don Bosco, entregándole terrenos al SERVIU en el sector de Las Tinajas (barrio alto de La Florida) para la construcción de sus viviendas sociales para 676 familias. Estas nunca comenzaron a construirse.

- El 12 de agosto del 2013 el Alcalde Rodolfo Carter vota en Concejo Municipal Extraordinario la división del proyecto de Las Tinajas, esto implicaría que 385 familias permanecerían en Las Tinajas mientras que otras 291 serían trasladadas al sector de Américo Vespucio con Departamental, incluido el terreno de la Plaza Alberto Larraguibel.

¿Las razones?

Durante este tiempo, el Alcalde Rodolfo Carter presentó distintas excusas para avalar la decisión tomada:

1- Según el alcalde, la división del proyecto fue para acelerar los trámites y poder darle pronta solución habitacional a los allegados. Sin embargo de no haber dividido el proyecto, este ya se estaría construyendo en Las Tinajas, vale decir, solo le alargó la espera a la gente. (Noticia sobre Proyecto Las Tinajas en laPágina Web Municipal el 22 de Octubre de 2013)

2- Según palabras del alcalde, existiría un malestar de la gente de Jardines de la Viña (condominio ABC1) para quienes se les vería afectada la plusvalía de sus viviendas ante la presencia de gente de bajo estatus socioeconómico. (Acta Oficialdel Concejo Municipal del día 12 de agosto de 2013)

3- También se dijo que el proyecto debía dividirse para que una mitad pudiera contar con equipamiento -como consultorio, comisaría y áreas verdes- sin embargo esto fue rápidamente discutido por algunos concejales quienes señalaron que el proyecto original con la totalidad de las casas ya contemplaba ese equipamiento, por lo que no había necesidad de otro terreno. (Acta del ConcejalReinaldo Rosales del 12 de agosto del 2013)

4- Por otra parte, Carter señala que cómo no se construyó nada cuando se entregaron los terrenos fue el mismo Presidente Sebastián Piñera, a través de un decreto, quien modificó el PRC para que se pudiera construir viviendas de “Clase Media” en los terrenos y por eso debieron dividir a la mitad el proyecto. (Acta Oficialdel Concejo Municipal del día 12 de agosto de 2013)

5- Se dijo también que la gran mayoría de los árboles del Parque Alberto Larraguibel estaban enfermos, plagados de termitas y secos. Sin embargo no se ha hecho ningún estudio serio al respecto y basta con pasearse por el lugar para darse cuenta que los árboles están completamente saludables y frondosos.

Ante todo esto se aprobó con mayoría de votos la división del proyecto y los terrenos de Américo Vespucio con Departamental pasaban a ser del Serviu.

En 2014 se talan todos losPimientos de Av La Florida del sector de la Plaza de Abastos y posteriormente se elimina dicha plaza para construir un “parque” de tierra con Plátanos Orientales. Se eliminó la clásica feria de la Plaza de Abastos, haciendo caso omiso a la historia de la comuna y a los acuerdos previos con l@s feriantes, quienes perdieron sus puestos de trabajo, pese a que meses antes el alcalde les había prometido una feria con puestos techados permanentes.

A principios del 2015 se modifica el Plan Regulado Comunal que marca los terrenos como residenciales y elimina del mapa la Plaza Alberto Larraguibel, desconociendo su existencia.

Finalmente en octubre de 2015 la comunidad se entera de que las obras comenzarían ese mes y destruirán la Plaza Alberto Larraguibel.

LA AMENAZA
Como ya mencionábamos, la mitad del Proyecto Las Tinajas sería trasladado al sector de Américo Vespucio con Departamental. Este nuevo proyecto para las 291 familias que fueron desprendidas de Las Tinajas se llamará “Proyecto Portal La Florida”, estaría a cargo de la Constructora Concreta S.A de Guillermo Larraín Vial –misma constructora que tuviera edificios con daño estructural para el terremoto del 2010- y contaría con 5 condominios y 23 torres de edificios de 5 pisos cada una. El terreno en cuestión cuenta con 40 mil metros cuadrados de extensión, de los cuales 8 mil corresponden al Parque Alberto Larraguibel y el resto, pese a estar destinado a áreas verdes, permanece hasta ahora como un sitio eriazo. Aunque gran parte de los condominios estarían emplazados en el sitio eriazo, seis de ellos estarían justamente sobre el parque, lo que significaría la tala inevitable de más de 200 árboles y la pérdida total de una de las más grandes áreas verdes de La Florida.


Sumado al daño ambiental, el proyecto traería consigo un gran impacto vial ya que no cuenta con más calles de acceso que las que ya existen en la Villa Larraguibel. Esto se agravaría ya que el proyecto contempla solo 240 estacionamientos para un total de 460 departamentos, por lo que evidentemente muchos vehículos deberán estacionarse en las ya atestadas calles de la villa. Por si fuera poco no se construirán colectores de aguas lluvias, vale decir que las aguas que escurrirán en los nuevos suelos impermeabilizados llegarán  a las calles que ya se inundan en la actualidad.


Por último, no existe un estudio de mitigación frente al alza de la población, lo que quiere decir que tanto colegios como consultorios y otros servicios del sector, no darán abastos.

Si a esto le sumamos que el proyecto no cuenta con verdaderas áreas verdes -tan solo una franja de árboles introducidos de hoja caduca en el borde del Zanjón de la Aguada- podemos entender que la calidad de vida de l@s poblador@s de la Villa Larraguibel se verá fuertemente afectada, pero además, las familias de allegados que fueron desvinculados del Proyecto Las Tinajas sufrirán este destino también. Mientras que la otra mitad podrá vivir en el sector más acomodado y libre de contaminación de La Florida. Los nuevos habitantes de la Villa Larraguibel vivirán al lado de dos de las principales arterias de la capital sin ningún árbol maduro que los proteja de la contaminación y el ruido que los vehículos motorizados generan.

LA PROPUESTA
L@s poblador@s de la Villa Larraguibel en ningún momento han estado en contra de las viviendas sociales, pues ell@s tienen conciencia de clase, saben lo mucho que cuesta que el estado cumpla con el derecho que tod@s tenemos a la vivienda y lo mucho que los allegados esperan por estas. De hecho la Villa Larraguibel también fue un proyecto de viviendas sociales. Todo lo que los vecinos y vecinas buscan es salvar el parque que la comunidad construyó.

Los terrenos eriazos que colindan la villa, siempre estuvieron destinados para equipamiento y áreas verdes. Así dan cuenta algunos vecinos que en su momento formularon un proyecto de parque para ese lugar, proyecto al que el municipio de La Florida le cerró las puertas y luego, como dicen los vecinos, plagió para construir el “Parque” Frei Montalva.


Pese a esto, entienden la necesidad habitacional de los allegados y comprenden que el sitio eriazo ha estado abandonado mucho tiempo y ya es hora de darle uso. Sin embargo no están dispuest@s a dejar morir su parque solo por los caprichos inmobiliarios y los claros intereses unilaterales de las autoridades.

Es por esto que los vecinos y vecinas de la Villa Larraguibel piden que se rediseñe el proyecto lo antes posible para dar solución habitacional a sus futur@s vecin@s y que se mantenga el parque para el disfrute de los antiguos y nuevos habitantes del sector.

Desde nuestro punto de vista, y a modo de ejemplo, se puede perfectamente reubicar los edificios en el mismo espacio, manteniendo las proporciones, y evitar así intervenir el parque. O de otro modo, trasladar las 6 torres que irían en el parque, al sector del “Parque” Frei Montalva que actualmente cuenta con más de 10 mil metros cuadrados de suelo abandonado.


LA LUCHA INSTITUCIONAL
Desde que partió la lucha por salvar el parque, l@s poblador@s de la villa se organizaron fuertemente para realizar acciones en su defensa. Se creó entonces la “Agrupación Social Salvemos el Parque Alberto Larraguibel”, movimiento de vecinos y vecinas de la villa organizad@s para defender el parque. Si bien una gran parte de la lucha se da en la calle, ell@s han estado conscientes de que hay que agotar toda las vías institucionales para dar solución al conflicto y es así como se lograron reunir con diversas autoridades con injerencia en el caso, así como también lograron traer a un Senador, a un Concejal, al Seremi de Medio Ambiente y hasta al Intendente para que conocieran el caso en el mismo parque.

Los resultados de estas reuniones han sido muy claros, todos se han pasado la pelota de un lado a otro pero nadie ha querido hacerse cargo y dar soluciones reales:

La Municipalidad de La Florida
Desde el municipio han sido tajantes, desde el Alcalde hasta sus subordinados, todos han dado un total respaldo al proyecto original que contempla la destrucción del parque. De ninguna manera han dado su brazo a torcer. Los pobladores se han reunido con las autoridades municipales quienes han tratado de desviar la atención e insisten que no tienen nada que hacer y que las decisiones las toma el SERVIU. Mientras que en la televisión han tratado a la gente de ignorantes y delincuentes.


El total respaldo del Municipio al proyecto se puede observar en esta carta que enviaron a tod@s l@s poblador@s de la villa los primeros días del conflicto, en la cual señalan con eufemismos, que el parque será destruido pero que se harán nuevas áreas verdes, además de auto publicitar sus precarias obras públicas.

Además, se ha sabido que el municipio busca a toda costa enfrentar a los pobladores de la villa contra los allegados, buscando desviar la atención y que la gente gaste tiempo y fuerzas en un enemigo invisible (Divide y Vencerás). A esto se suman voces que dicen que el municipio a impedido bajo amenazas que los allegados se reúnan con la gente de la Villa Larraguibel. Además ha sido muy sospechosa la aparición de volantes con desinformación que han aparecido en toda la comuna haciendo alusión a las viviendas sociales. Estos volantes son muy similares a los volantes anónimos que fueron repartidos en los barrios altos para llamar al “Cacerolazo contra la delincuencia” en el que participó el alcalde, con la misma tipografía e impresos en impresoras offset industriales y en muy grandes cantidades.


La Constructora
Con la constructora no ha habido dialogo serio, ellos simplemente se han encargado de intentar realizar rápidamente el proyecto a toda cosa. Es así como en dos oportunidades llegaron a trazar la plaza y comenzar las obras aún mientras el proyecto aún no era aprobado en la Evaluación de Impacto Ambiental. En dichas oportunidades fue la gente la que los sacó de la plaza. Cuando el pasado 3 de noviembre llegaron –con un gran contingente policial- a intentar cerrarla para poder talar y trabajar en paz. Pero no les salió fácil pues la gente está informada y sabían que lo que estaban haciendo era ilegal.

Otras Autoridades
También se llevó a cabo una reunión informal en el mismo parque en la que participaron miembros de la comunidad, el Seremi de Medio Ambiente, el Seremi de Transporte y el Intendente Metropolitano. En dicha reunión se logró que se contemplara un rediseño del proyecto en cuanto a los problemas de vialidad que este tendría, lo cual otorgó más tiempo a l@s poblador@s de la villa para seguir defendiendo el parque.

El SERVIU
Al igual que el municipio, las autoridades del SERVIU tiraron la pelota, esta vez dando a entender que era el municipio el encargado de detener el proyecto. Sin embargo luego de más de un mes de lucha, en una entrevista con TVN, el director del SERVIU, Alberto Pizarro, tira la pelota a Concreta S.A. mencionando que “esperaban que la constructora rediseñara los planos para no intervenir el área verde y poder desarrollar las viviendas”.

Las presiones han sido efectivas, ya que se ha logrado aplazar la destrucción de la plaza casi un mes y la constructora finalmente retiró el proyecto del Sistema de Evaluación Ambiental para hacer efectivo el rediseño del proyecto.

LA LUCHA SOCIAL
Sin embargo, ninguno de los pequeños resultados de la lucha institucional hubieran sido logrados si no se librara en la calle una batalla por la defensa de la plaza.

Los cortes de calles han sido esenciales, y pese a que han sido pacíficos, las fuerzas públicas han intervenido con violencia. Pero la violencia ha sido respondida con arte y cultura.

Este mes se ha demostrado de sobremanera lo importante que son los espacios públicos para recuperar el entramado social, la vida de barrio y la confianza en nuestros vecinos y vecinas, dejando de lado el miedo y el individualismo que nos han inculcado los últimos 40 años, cambiándolos por construcción comunitaria en todos los sentidos.

Jornadas muralistas que han comenzado a crear comunitariamente un nuevo “Museo a Cielo Abierto” en Santiago. Tocatas para todo tipo de público, desde pachanga y bacíle, hasta rock, heavy metal y hip hop. Actividades para los niños como las antiguas Colonias Urbanas y próximamente una gran Cicletada Familiar.


La lucha social es fundamental pues si no hay ruido en la calle, ninguna solución sería dada por las autoridades.

El parque se debe salvar, y una vez protegido, la organización social debe continuar, las actividades comunitarias en nuestras plazas y parques deberían hacerse cada vez más frecuentes. La lucha por el Parque Larraguibel es un ejemplo para lo que se podría venir en otros lugares de La Florida o Santiago en general, como lo hemos dicho muchas veces, es la gente la que debe decidir sobre su territorio, debe ser partícipe de la toma de decisiones pero también de crear y hacer realidad las actividades necesarias para que el tejido social vuelva a estar conectado, para volver a conocernos entre vecin@s y para tener una verdadera calidad de vida.

A recuperar nuestros espacios públicos, a recuperar nuestras áreas verdes, a recuperar nuestras vidas.