14 marzo 2016

La Florida: Una Isla de Calor

Hace ya algunos años que en las noticias del verano, siempre la comuna de La Florida es mencionada por ser el Peak de Calor en Santiago, teniendo hasta 3ºC más que el resto de las comunas. Las razones de esto están a la vista y deben ser detenidas antes de que la situación empeore.

La situación de la temperatura en Santiago, siempre ha sido estudiada por la distribución desigual del calor. Hasta hace algunos años, lo habitual era que las comunas más calurosas sean las del sector norponiente. En comunas como Conchalí, Recoleta, Renca, Independencia y Qulicura, se podía encontrar las máximas temperaturas del verano. Mientras tanto, en las comunas del sector oriente siempre se ha gozado de temperaturas agradables, principalmente por la gran presencia de áreas verdes y vegetación que mitiga el aumento de la temperatura.

Independiente del cambio climático y la presente sequía, en el sector oriente las temperaturas siempre serán más bajar por la presencia de la Precordillera, el relieve de las quebradas y los bosques precordilleranos amortiguan en gran parte la radiación solar de la temporada estival. A su vez en el sector sur, el rió y las plantaciones agrícolas cumplen su trabajo de bajar las temperaturas.
Pero algo ha cambiado, y es que en los últimos años la comuna de La Florida, pese a ser una comuna precordillerana, está llegando a ser la comuna más calurosa de Santiago. Este cambio no se puede explicar de una mejor forma que por la presencia de las Islas de Calor Urbanas.

Las Islas de Calor
Imagina que estás en un desierto, en verano, a las 3 de la tarde con todo el sol sobre tu cabeza. Ahora imagina que el piso de este desierto es un gran espejo ¿Qué crees que pasaría? Pues evidentemente la luz solar se reflejaría en el espejo y el calor aumentaría el doble.

Esto mismo ocurre en las ciudades, donde casi todo el suelo ha sido reemplazado por cemento, asfalto, pavimento, baldosas o maicillo (y en La Florida Ladrillo Molido). Estos materiales reflejan gran parte de la radiación solar la cual continúa rebotando en la atmósfera. La otra gran parte es absorbida por el material guardando altísimas temperaturas en el piso (¿has caminado a pata pelá en la calle un día de verano?), pero que se devuelve a la atmósfera rápidamente al esconderse el sol.

Por otra parte, la ciudad también tiene casas y edificios, muchos de estos cubiertos realmente de espejos, otros con grandes ventanales y cemento. El efecto es el mismo, el rebote de la luz hace que aumente la temperatura y con esto la sensación térmica.

A este fenómeno se le denomina Islas de Calor Urbanas, corresponde a sectores desprovistos de vegetación en la ciudad en los cuales la impermeabilización del suelo, el excesivo uso de cemento en construcciones y la escasez de áreas verdes, provoca un aumento en la temperatura en referencia a otros sectores con mejores condiciones.

¿Qué Pasa en La Florida?
¿Qué tiene de especial esta comuna? ¿Por qué es ahora una de las comunas más calurosas?
Existen distintos factores que han hecho que esta comuna, en los últimos años, haya llegado a ser una comuna desértica y la de más alta temperatura en todo Santiago:

1- Perdida de bosques precordilleranos: Como mencionábamos, los bosques de la precordillera ayudan no solo a limpiar el contaminado aire de Santiago, sino también a amortiguar las temperaturas, generando sombra y guardando humedad. En los últimos 15 años se han perdido cientos de hectáreas de bosque nativo para dar paso a mega condominios. El sector de Alto Macul ha aportado con más de 150 hectáreas de deforestación e impermeabilización del suelo, aumentando el rebote de la radiación solar en el cemento, y aún está en construcción. Además la amenaza de la tala del Bosque Panul sigue intacta ya que no se ha hecho nada real para protegerlo, por parte de las autoridades, y actualmente se podrían construir 60 edificios en los pies del bosque.

2- Perdida de áreas verdes y arbolado urbano: Ya se ha mencionado anteriormente que La Florida ha tenido un deterioro enorme en su arbolado urbano, gracias a las talas masivas perpetradas por el municipio del alcalde Rodolfo Carter, en las cuales se han talado casi 700 árboles en los últimos años. Actualmente se construyen “Nuevos Parques” que cuentan con más cantidad de material reflectante (Cemento, Baldosas, Maicillo, Ladrillo Molido) que de reales áreas verdes y vegetadas.

3- Densificación en Altura: En los últimos años han aparecido decenas de nuevos edificios de entre 5 y 20 pisos que contribuyen una vez más a generar islas de calor, además de aumentar la congestión vehicular y la contaminación. El sector centro de la comuna ha sido el más afectado, pero lentamente se comienza a llenar de edificios en barrios residenciales cercanos a las grandes avenidas.

4- Cambios en las densidades habitacionales:  Es quizás lo que menos se nota, pero es lo que más daño a hecho en la comuna. Independiente de las áreas verdes públicas, la mayor cantidad de vegetación se encontraba en sectores de la comuna que antiguamente eran semi-rurales y de parcelas de agrado, sectores como Lo Cañas, Las Perdices, Palena y Santa Irene. En estos últimos, el Plan Regulador Comunal (PRC) ha permitido densificar los terrenos de tal manera que donde antes cabía una casa, ahora se construyen 6, sin árboles ni pasto alguno. Esto que ya está pasando en el Barrio Santa Irene (entre Palena y Walker Martinez) podría pasar próximamente en Lo Cañas ya que la última modificación al PRC permitiría la construcción de cientos de edificios en ese lugar.

Lo que hay que hacer
Todos estos factores que han ocurrido en muy corto tiempo, ha tenido resultados desastrosos para el clima de la comuna y de Santiago en general, teniendo temperaturas en verano de hasta 38ºC o incluso 40ºC. La sequía o el cambio climático ya no es una excusa, la culpa de todo esto, una vez más, es de las autoridades que planifican la ciudad a favor de las empresas inmobiliarias y de intereses personales, y no a favor de los habitantes de la misma comuna.

Es imperante exigir una modificación a las normativas locales para que de forma participativa con los vecinos y vecinas de la comuna, se comience  a planificar la ciudad para poder vivir en ella. Mientras también comenzamos a hacernos cargo nosotr@s mism@s del futuro de nuestra ciudad, recuperando espacios abandonados, plantando Árboles Nativos y generando plazas y parques hechos por y para l@s vecin@s.

QUE NO NOS TALEN MÁS ÁRBOLES, QUE NO NOS METAN MÁS CEMENTO, BAJÉMOSLE LA TEMPERATURA A LA CIUDAD!